Connect with us

Hi, what are you looking for?

Internacional

La nueva ciudad creada con datos de Corea del Sur

Cincuenta y cuatro familias se ofrecieron como voluntarias para compartir datos sobre todo, desde los hábitos de sueño hasta el volumen de basura, para ayudar a los desarrolladores a crear una ciudad desde cero en Busan.

BUSAN, Corea del Sur — Para Lee Song-lee, una residente de 30 años en el primer experimento de “ciudad inteligente” de Corea del Sur, el espejo de la sala de su casa no solo sirve para acomodarse el pelo antes de salir.

El espejo de un metro de altura —y una tableta Samsung montada en una pared cercana— son el centro neurálgico de la casa de tres habitaciones de la Aldea Inteligente Eco Delta, la primera fase de un desarrollo de tres niveles de humedales en los límites exteriores de esta extensa ciudad portuaria de barrios de artistas, templos y rutas de senderismo en el extremo sureste del país.

Jeong Mi Sook prepara una comida en su casa en Eco Delta Smart Village en Busan, Corea del Sur, el 20 de febrero de 2022. Ella y su familia fueron elegidos por sorteo para ocupar una de las casas en el desarrollo. (Tim Franco/The New York Times)Jeong Mi Sook prepara una comida en su casa en Eco Delta Smart Village en Busan, Corea del Sur, el 20 de febrero de 2022. Ella y su familia fueron elegidos por sorteo para ocupar una de las casas en el desarrollo. (Tim Franco/The New York Times)

Una vez que Lee activa el espejo, este se convierte en una pantalla táctil de aspecto futurista en la que puede controlar casi todos los aspectos de su salud, desde su ritmo cardíaco hasta qué tan bien durmió la noche anterior; recoger sugerencias sobre la comida y el ejercicio para el día, así como consultar el clima y las noticias del día.

Además, la tableta Samsung —una de las dos que hay en cada casa— es su ventana a todos los rincones virtuales de este hogar inteligente:

qué electrodomésticos están funcionando, cuánta energía está consumiendo la familia, si hay un paquete en su buzón, incluso cuándo caducarán ciertos alimentos de la heladera.

Electrodomésticos inteligentes, como un filtro de aire automático y un espejo de fitness en una casa en Eco Delta Smart Village en Busan, Corea del Sur. Tim Franco/The New York Times,Electrodomésticos inteligentes, como un filtro de aire automático y un espejo de fitness en una casa en Eco Delta Smart Village en Busan, Corea del Sur. Tim Franco/The New York Times.

Lee, su hermana menor y sus padres forman parte de uno de los 54 hogares elegidos por sorteo que se están estudiando en la Ciudad Inteligente Eco Delta.

Cuando esté terminada, la urbanización Ciudad Inteligente Eco Delta tendrá un total de 30.000 viviendas en 11,8 kilómetros cuadrados de humedales costeros en el delta del río Nakdong, con un costo de casi 6,6 billones de wones coreanos (5600 millones de dólares).

La construcción de la Ciudad Inteligente Eco Delta de Busan es uno de los intentos de mayor alcance en todo el mundo para crear “ciudades inteligentes”.

Otras comunidades también están planeando construir o reconstruir ciudades o barrios basándose en datos y en un enfoque holístico para crear entornos de trabajo más saludables y sustentables:

Toyota está construyendo Woven City en Japón para estudiar la nueva tecnología de inteligencia artificial, y se ha estudiado a los residentes de los barrios de Helsinki y Ámsterdam al utilizar tecnología inteligente añadida a las viviendas.

El Eco Delta Smart Village, la primera fase en la creación de Busan Eco Delta City, en Busan, Corea del Sur, el 20 de febrero de 2022. Foto Tim Franco/The New York Times.El Eco Delta Smart Village, la primera fase en la creación de Busan Eco Delta City, en Busan, Corea del Sur, el 20 de febrero de 2022. Foto Tim Franco/The New York Times.

No obstante, la intención es construir esta ciudad desde cero como un lugar totalmente inteligente.

“Construyendo una nueva ciudad desde cero podemos tener una urbe más completa”, comentó Lee Jae Min, subdirector del proyecto de ciudad inteligente del Ministerio de Tierra, Industria y Transporte.

“No será pronto, pero en el futuro planeamos tener un modelo estándar de ciudad inteligente y exportarlo al mundo”.

El proyecto de Busan está ahora en fase experimental, evaluando no solo la manera en que podrían vivir los surcoreanos, sino también cómo el gobierno y el sector privado podrían construir infraestructuras más eficientes utilizando energía solar e hidroeléctrica, así como electrodomésticos de mayor eficiencia energética.

“Dado que Corea del Sur tiene que importar gran parte de su energía, el éxito de estos proyectos piloto de ciudades inteligentes es importante y muy urgente, y también porque hay una cantidad limitada de terreno y mucha gente, lo que ha dado lugar a una nueva demanda de ciudades más inteligentes”, señaló Donyun Kim, profesor de Diseño Urbano y Arquitectura en la Universidad Sungkyunkwan de Seúl.

Explicó que los productos inteligentes exportados desde Corea del Sur ya se han integrado en oficinas y hogares.

“Una ciudad inteligente concebida desde cero no es más que una versión más completa de eso”, afirmó.

Los residentes de los 54 hogares de la aldea inteligente, que van desde unidades unipersonales hasta viviendas de tres dormitorios, viven sin pagar alquiler (solo pagan la electricidad y el agua) durante tres años, con una posible prórroga de dos, a cambio de los datos que se recojan sobre ellos.

Será estudiado por promotores, fabricantes de electrodomésticos, el gobierno y expertos en salud.

“Una vez que termine el experimento de tres a cinco años, y la ciudad esté más ocupada, dejaremos de estudiar la información, pero la tecnología de estos hogares será la misma”, comentó Min.

“Todos los inquilinos actuales saben lo importante que es proporcionar esa información.

Con todos los datos que recojamos a través de la aldea inteligente, podremos construir una ciudad más inteligente”.

La gran visión de la urbanización tiene que ver con la sustentabilidad:

aunque seguirá formando parte de la ciudad de Busan, tendrá su propio tratamiento de aguas residuales, tratamiento de agua y electricidad mediante energía solar e hidroeléctrica.

Todas las zonas verdes se regarán con aguas residuales recicladas.

El agua potable procederá del río Nakdong y se filtrará con la tecnología más avanzada.

La energía hidrotermal procedente de las enormes cantidades de agua subterránea, combinada con los paneles solares de las casas de bajo consumo, mantendrá los costos y el efecto en el medioambiente en un nivel mínimo.

Los drones repartirán paquetes y pequeños robots limpiarán y vigilarán las calles para tener mayor seguridad.

Sin embargo, para construir una ciudad exitosa para el futuro, es esencial estudiar los comportamientos actuales de los residentes de la aldea inteligente, según los planificadores del proyecto.

Las rutinas diarias de los residentes y su uso de la energía pueden ser un indicador de cómo deben concebirse las ciudades del futuro.

“Cada inquilino tiene un reloj inteligente que está sincronizado con el espejo y el sistema general de la casa”, aclaró Kim Do-gyun, director general de K-Water, o Corporación de Recursos Hídricos de Corea del Sur, una filial del Ministerio de Medioambiente que está ayudando al desarrollo de la Aldea Inteligente Eco Delta.

“Controla tu cuerpo y te evalúa constantemente. Es obligatorio que todos lleven un reloj durante los tres años”.

Para Lee y su familia, es emocionante formar parte del programa de pruebas y, sobre todo, experimentar los inesperados encantos de su hogar.

“A las 7 de la mañana se enciende automáticamente la luz de mi habitación y un parlante dice:

‘Hola, Song-lee, buenos días. Por favor, estira tu cuerpo’”, explica.

“Y hace unas semanas, quemamos algo en la cocina y el sistema de filtro de aire lo eliminó de inmediato. El sistema detectó que algo estaba mal y se ocupó de la situación. Es una casa pensante”.

Contáctese con la Producción de Catamarca Play 383 4 351218

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También le puede interesar