Connect with us

Hi, what are you looking for?

Catamarca Play

Política

Alberto Fernández quiere que el Congreso apruebe en noviembre una ley para crear el Consejo Económico y Social

Lo planteó ayer al titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa y busca instalar de manera permanente un esquema de diálogo entre empresarios, sindicatos, gobiernos y movimientos sociales para la resolución de temas económicos

En plena coincidencia con el planteo de Cristina Kirchner de avanzar hacia un amplio acuerdo político con diferentes sectores de la Argentina parea dar con una solución a los problemas económicos, Alberto Fernández encomendó a sus espadas en el Congreso a avanzar cuanto antes en la aprobación de un proyecto de ley para la creación de un Consejo Económico y Social.

El planteo lo hizo el Presidente ayer durante un almuerzo con el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el ministro de Defensa, Agustín Rossi. Antes lo había hablado con el jefe de la bancada del Frente de Todos, el diputado Máximo Kirchner.

En la reunión de ayer con Massa el Presidente le sugirió al jefe de Diputados que aspira a que en noviembre el Congreso apruebe la ley del Consejo Económico y Social.

En la práctica, este Consejo implicará un espacio de diálogo con sindicalistas, empresarios, movimientos sociales y el Poder Ejecutivo para establecer lineamientos concretos y permanentes para la política económica.

El Presidente se inclina por la idea de crear por ley un órgano para planificar políticas a largo plazo, con un mandato para su titular de cinco años y áreas de trabajo vinculadas a la educación, el desarrollo regional, ciencia y tecnología, empleo y jubilaciones.

Además, la idea es que el mandato de cinco años del Consejo Económico y Social trascienda el actual gobierno y que la renovación del presidente de ese órgano se ejecute en la segunda parte del mandato del próximo presidente. Este esquema le daría autonomía y capacidad de emitir opiniones libremente sin atadura a una administración.

Se trata de un tema que desde hace un tiempo que Alberto Fernández venía hablando con sindicalistas y empresarios. En rigor, el Presidente lo planteó desde el inicio de su mandato pero la pandemia arrasó con toda posibilidad de avanzar en ello.

La carta abierta de Cristina Kirchner terminó por convencer al Presidente en darle celeridad a ese proyecto de ley. Es que la vicepresidenta señaló, entre otras cosas, que la “economía bimonetaria” es hoy el problema “más grave” de la Argentina. Y en este contexto planteó sin vueltas que la solución será imposible “sin un acuerdo que abarque al conjunto de los sectores políticos, económicos, mediáticos y sociales de la República Argentina”.

Alberto Fernández comentó con Massa y Rossi que una vez que se termine de aprobar el proyecto de ley de presupuesto 2021 entre hoy y mañana en Diputados el bloque del Frente de Todos se aboque a avanzar con el proyecto de ley de creación del Consejo Económico y Social.

En los borradores iniciales de esta propuesta que habían empezado a elaborar el ministro de Trabajo, Claudio Moroni; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz y el massista José Ignacio De Mendiguren que hoy preside el BICE, se mencionaba la idea de que el Consejo Económico y Social contaría con varias comisiones de trabajo para evaluación de la política económica y la generación de propuestas que permitan pensar políticas a largo plazo independientemente de quién esté a cargo del gobierno.

En el Consejo Económico y Social que convocó en dos oportunidades Alberto Fernández durante su mandato participaron movimientos sociales, gremios, empresarios, la Iglesia y el Gobierno. Pero nunca se pudo elevar una propuesta concreta en su conjunto y tampoco resultó ser un esquema de trabajo permanente. En julio pasado se empezó a trabajar la idea de darle sustento en el tiempo a este Consejo pero el tema quedó en la nada misma.

En algún momento se especuló en que si se armaba un Consejo Económico y Social por ley sería Roberto Lavagna el candidato designado para presidir un espacio de estas características. Incluso hubo ofrecimientos concretos del Gobierno al ex candidato a presidente pero éste nunca aceptó la oferta.

Argentina's President Alberto Fernandez (R) speaks next to Vice-President Cristina Fernandez de Kirchner as they announce the restructure of a $66 billion foreign-law debt, during a ceremony at Casa Rosada Presidential Palace in Buenos Aires on August 31, 2020 amid the COVID-19 novel coronavirus pandemic. - Recession-hit Argentina has managed to restructure 99 percent of a $66 billion debt issued under foreign legislation, Economy Minister Martin Guzman announced on Monday, following months of strained talks and several missed deadlines. (Photo by Juan MABROMATA / AFP)Argentina’s President Alberto Fernandez (R) speaks next to Vice-President Cristina Fernandez de Kirchner as they announce the restructure of a $66 billion foreign-law debt, during a ceremony at Casa Rosada Presidential Palace in Buenos Aires on August 31, 2020 amid the COVID-19 novel coronavirus pandemic. – Recession-hit Argentina has managed to restructure 99 percent of a $66 billion debt issued under foreign legislation, Economy Minister Martin Guzman announced on Monday, following months of strained talks and several missed deadlines. (Photo by Juan MABROMATA / AFP)

Esquema español y holandés

En el año 2009 Massa era jefe de Gabinete de Cristina Kirchner y poco antes de renunciar a ese cargo también había anunciado la creación de un Consejo Económico y Social en la Argentina. Una delegación de la CGT y de la UIA habían visitado en ese entonces España para interiorizarse del funcionamiento del CES español, creado en 1991, cumpliendo el mandato de la Constitución española de 1978. El presidente del organismo les habló de las virtudes del diálogo social en tiempos de crisis pero luego la idea quedó en la nada misma.

En noviembre pasado, antes de asumir la Presidencia, Alberto Fernández mantuvo un encuentro con un grupo de embajadores de la Unión Europea y allí se entusiasmó con la idea del Consejo Económico y Social que funciona en Holanda, más conocido como “Polder”.

En Holanda el órgano conformado por ley está integrado por representantes de cámaras empresarias, sindicatos, expertos en temas económicos y miembros del gobierno. Todos buscan el mismo objetivo: resolver conflictos, acordar posiciones en leyes complejas y asesorar al gobierno en la toma de decisiones.

El mismo Felipe Solá, que también había participado de ese encuentro con embajadores de la UE comentó que “sería bueno instalar por ley el modelo holandés de resolución de conflictos porque es una manera orgánica de resolver los problemas”.

En Holanda, el “modelo Pólder” está sustentado por ley y es un órgano asesor en el que empleadores, empleados y expertos independientes que son miembros nombrados por la Corona trabajan juntos para llegar a un acuerdo sobre cuestiones sociales y económicas clave.

Este Consejo asesora al gobierno y al Parlamento holandés sobre política social y económica. También facilita los acuerdos y hasta puede coordinar posiciones para dar con un proyecto de ley complejo. Los casos más emblemáticos que resolvió en los últimos años este Consejo Económico y Social fueron la creación del Acuerdo de Energía Holandés para el Crecimiento Sostenible, los consensos para imponer una profunda reforma previsional o un programa de empleo nacional.

El embajador de Holanda en la Argentina, Roel Nieuwenkamp, se mostró entusiasmado al igual que Alberto Fernández con la idea de que la Argentina explore un sistema similar al de los Países Bajos. “Vale la pena que en la Argentina hagan el intento de armar un Consejo Económico Social porque son muchos los desafíos por delante y se necesitará de acuerdos sólidos”, dijo el embajador de Holanda.

Contáctese con la Producción de Catamarca Play 383 4 351218

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También le puede interesar