Connect with us

Hi, what are you looking for?

Catamarca Play

Policiales

“Yo te voy a educar”: el policía dominicano buscado por un femicidio en Burzaco

En Santo Domingo mató a un joven y escapó a Chile. Entró a la Argentina con una identidad falsa: se hacía llamar “Freddy”. Creen que asesinó a su novia, Quimey Lambert (19).

En la televisión había un partido de básquet y alrededor un grupo de personas miraba con atención. Eran las 21.30 del 28 de mayo de 2016, en un calle cualquiera de Cristo Rey, en Santo Domingo, República Dominicana. Maiken Rodrigo Figuereo Pérez pasó por ahí, vestido con su uniforme de la Policía Nacional. Tenía 20 años, pero ya era policía.

El joven discutió con algunas personas que le impedían el paso y Steven Ortega Javier se llevó la peor parte: Figuereo Pérez sacó su arma y le disparó. El hijo de la víctima tenía 11 meses cuando murió.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de República Dominicana acusó al Estado por esta “ejecución extrajudicial”. Maiken regresó a la comisaría donde trabajaba, a unos 40 metros del lugar del crimen, y desde ahí escapó: nunca fue juzgado por ese crimen.

No está claro qué pasó después, pero, “con un documento falso”, Maiken Figuereo Pérez se habría escondido en Chile hasta 2018, donde -sospechan- participó de otro homicidio y tuvo que volver a huir para evitar ser detenido. Primero habría ido a Bolivia, y más tarde a la Argentina.

Lo cierto es que, hace dos meses, poco después de que volviera a desaparecer, encontraron un documento con su foto, con el nombre César David Aranguibel Quero (27). Con esa identificación, simulando ser venezolano, habría entrado al país, por la frontera que conecta con Bolivia.

Todos esos datos fue recolectando la familia de Noelia Luna Quimey Lambert Tamay (19), la adolescente asesinada el 9 de septiembre en Burzaco, al Sur del Conurbano.

Quimey Lambert Tamay tenía 19 años.

Quimey Lambert Tamay tenía 19 años.

Maiken mintió una y mil veces: les dijo que se llamaba “Freddy”, que era peluquero y se convirtió en amigo de Quimey.

“Hace un año más o menos que se conocían. Nos fuimos enterando después de que pasó todo porque a él lo conocimos recién hace dos meses”, le cuenta Lucía Tamay (27) a Clarín, una de las 10 hermanas de Quimey.

“Pasó todo tan rápido”, repite una y otra vez cuando empieza a armar las piezas del rompecabezas que se llevó la vida de su hermana, “la octava, la más chiquita”. Pero nada encaja, “fue todo muy rápido”, insiste.

En medio del aislamiento por la pandemia de coronavirus, Quimey se peleó con el novio que tuvo por dos años, también dominicano. Vivía en Constitución con su mamá y sus tres hermanos: “Era una adolescente como cualquier otra. Siempre se quiso superar y estar mejor. Juntó plata haciendo las uñas y vendiendo ropa interior para comprarse su autito porque le gustaba. Buscaba superarse, siempre, no podía esperar: quería crecer”, la describe Lucía.

Cuando les presentó a “Freddy” les dijo que era peluquero y que trabajaba en la zona de Constitución, Flores y Floresta, donde hay una importante comunidad de dominicanos.

Maiken Figuereo, el policía domininado buscado por el femicidio de Quimey Lambert (19) en Burzaco.

Maiken Figuereo, el policía domininado buscado por el femicidio de Quimey Lambert (19) en Burzaco.

“Enseguida empezó a decir que se quería ir a vivir con él. Mi mamá no se opuso pero nos preocupaba”, recuerda su hermana. Y sigue: “Él se la quería llevar a San Justo, después a Merlo. La quería alejar de nosotros, pero mi mamá no lo dejó. Una de mis hermanas vive en Burzaco y encontró un departamento en alquiler a unas pocas cuadras, para tenerla cerca y acompañarla porque era muy chica”.

Lo que vino después se parece mucho a lo que atraviesa una mujer cada 30 horas en Argentina, o las 150 mujeres asesinadas, víctimas de violencia de género, entre el 20 de marzo y el 15 de octubre.

Las alertas

“Hubo tres cosas que nos llamaron la atención, pero pasó todo tan rápido que no llegamos a intervenir: hablé con ella unos días antes de que pasara todo y me dijo que no estaba contenta viviendo con él, yo le ofrecí que se viniera a mi casa pero no quiso. Otro día fue a ver a mi mamá y tenía una marca en la cara, dijo que se había golpeado durmiendo. Y en lo de mi hermana, que la veía casi todos los días, se pelearon. Él le gritó y la quiso callar, le dijo ‘yo te voy a educar‘, pero mi hermana se puso en el medio”, enumera Lucía sobre las “luces rojas” que fueron dejando entrever la violencia.

Quimey ya no se vestía como antes. No se maquillaba, no usaba la misma ropa. “Él la alejó de todo“, dicen en su familia.

Pasaron dos semanas de esa convivencia violenta hasta el 9 de septiembre, cuando Quimey fue asesinada. “Freddy”, o Maiken, o César, dijo -primero- que les habían robado y que en ese asalto le dispararon a Quimey en el abdomen.

Quimey Lambert Tamay era de Burzaco.

Quimey Lambert Tamay era de Burzaco.

Eran las 23.30 cuando aparecieron en la casa de María, otra de las hermanas de la adolescente. “Él no conocía Zona Sur, por eso fue a buscar a mi hermana para que lo guiara al hospital. Estaba desesperado. Dijo que les habían robado”, afirman. Quimey estaba herida y en el asiento del acompañante con un disparo en la panza. “Cuando llegaron al hospital, se bajaron todos y este asesino dijo: ‘Voy a buscar los documentos y vuelvo‘, pero no apareció más“, explica Lucía.

Dos horas después, cuando la joven ya estaba muerta en el Hospital Lucio Meléndez, de Adrogué, el novio de Quimey le escribió a Norma Tamay (47), la mamá de la adolescente. “Es todo mentira. Estaba jugando con esa mierda y se disparó”, escribió en ese mensaje de texto.

Con esa información la familia de Quimey hizo la denuncia y la fiscalía N° 2 de Lomas de Zamora, a cargo de Fabiola Juanatey, y especializada en violencia de género, empezó a investigar.

En la casa que compartían ya no quedaba nada de “Freddy”. El dueño del departamento fue el primero en compartir una fotocopia de la documentación de este joven, con el nombre de César David Aranguibel Quero (27). Fue la que presentó para acordar el alquiler.

“Todo tuvimos que investigar. Nos dimos cuenta que tenía un documento falso porque decía que era venezolano. Después, cuando empezamos a difundir su foto, nos contactó la familia de la persona que mató en República Dominicana y nos contó que era policía y cuál era su nombre real. Ahí nos enteramos de que era un asesino serial que andaba suelto“, recapitula Lucía, todavía incrédula.

“Después vino lo de Chile, que nos confirmaron que ahí lo buscaban por haber matado a otro dominicano en la puerta de un boliche. Nos enteramos que entró al país con ese pedido de captura, bueno: con dos, porque ya tenía el de su país”, se indigna Lucía.

A Maiken, o César, lo acusan por el femicidio y hay una orden de detención en su contra. La última persona que lo vio fue su mejor amigo que vive en Longchamps. Fue ahí donde dejó abandonado el auto de la joven, pero después se esfumó.

“Nosotros hacemos responsable al Estado por lo que le pasó a mi hermana. Si hubieran controlado la frontera, esto no hubiera sucedido, tienen parte de la culpa de lo que pasó con Quimey. Cuando anunciaron que desde el 24 de octubre las fronteras estaban abiertas nos dio terror que se escape”, denuncia Lucía.

“Le hicieron hasta una contravención por no cumplir la cuarentena, encontramos la citación en la casa. También nos enteramos que tenía otra denuncia por haber golpeado a una ex novia. ¿Cuántas veces vieron ese documento y nadie detectó que era falso? ¿Cuánto va a tardar en volver a irse? ¿Y en volver a matar? Es un asesino serial y lo dejaron libre“.

En los últimos diez años en Argentina hay un promedio de un femicidio cada 30 horas. Según estadísticas de la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema, sólo en 2018 fueron 278. La mayoría de los asesinatos ocurren en las casas de las víctimas y son cometidos por parejas o ex.

DÓNDE LLAMAR

Línea 144Atención para mujeres en situación de violencia.

Línea 137Atención a Víctimas de Violencia Familiar.

911 Emergencias

EMJ

Contáctese con la Producción de Catamarca Play 383 4 351218

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También le puede interesar