Connect with us

Hi, what are you looking for?

Medio Ambiente

Un calor mortífero, incendios e inundaciones son las alarmas de un planeta que está al límite

El comportamiento que se está experimentando actualmente no se parece a nada que se haya visto en el pasado en el mundo, aseguran los expertos en cambio climático

El mundo está más caliente de lo que ha estado en miles de años, y es como si todas las campanas de alarma de la Tierra estuvieran sonando.

Las advertencias resuenan en las empapadas montañas de Vermont, donde acaban de caer dos meses de lluvia en sólo dos días. India Japón se han visto asolados por inundaciones extremas. Resuenan en las abrasadoras calles de TexasFloridaEspaña China, donde en los próximos días se avecina una grave ola de calor en Phoenix y el suroeste del país.

Están brotando de los océanos, donde las temperaturas han subido a niveles considerados “más allá de lo extremo”.

Y están apareciendo en los incendios forestales sin precedentes que siguen ardiendo en Canadá y que han enviado columnas de humo peligroso a Estados Unidos.

Los científicos dicen que no hay duda de que ha sido causada por el cambio climático o que seguirá intensificándose a medida que el planeta se calienta. Las investigaciones demuestran que las emisiones humanas de gases de efecto invernadero, especialmente las procedentes de la quema de combustibles fósiles, han elevado la temperatura de la Tierra en más de 1,2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales. Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, a menos que la humanidad transforme radicalmente su forma de desplazarse, generar energía y producir alimentos, la temperatura media mundial va camino de aumentar más de 3 grados Celsius, desencadenando catástrofes que harán que los desastres de este año parezcan leves.

La única cuestión, según los científicos, es cuándo sonarán las alarmas lo bastante fuerte como para que la gente despierte.

Esto no es la nueva normalidad”, afirma Friederike Otto, climatóloga del Imperial College de Londres. “No sabemos cuál es la nueva normalidad. La nueva normalidad será lo que sea una vez que dejemos de quemar combustibles fósiles… y no estamos ni cerca de hacerlo”.

La llegada del verano en el hemisferio norte y el regreso del patrón meteorológico de El Niño, que tiende a elevar las temperaturas globales, están contribuyendo a esta temporada de extremos simultáneos, dijo Otto. Pero el hecho de que estos fenómenos se desarrollen en un contexto de cambio climático provocado por el hombre está haciendo que estas catástrofes sean peores que nunca.

ARCHIVO: un hombre habla por teléfono mientras la neblina cubre el puente George Washington en Fort Lee, Nueva Jersey, el 7 de junio de 2023. El verano ha venido acompañado de humo y los científicos dicen que probablemente será peor en los próximos años debido al cambio climático. (AP Foto/Seth Wenig)ARCHIVO: un hombre habla por teléfono mientras la neblina cubre el puente George Washington en Fort Lee, Nueva Jersey, el 7 de junio de 2023. El verano ha venido acompañado de humo y los científicos dicen que probablemente será peor en los próximos años debido al cambio climático. (AP Foto/Seth Wenig)

Lo que podría haber sido un día templado sin el cambio climático es ahora una ola de calor mortal, dijo. Lo que antes era una típica tormenta de verano es ahora la causa de una inundación catastrófica.

Y un día que suele ser cálido para el planeta -el 4 de julio- ha sido este año el más caluroso jamás registrado. La temperatura media global de la Tierra, de más de 17 grados Celsius (62,6 Fahrenheit), puede haber sido la más cálida de los últimos 125.000 años.

Otto es colíder de la red World Weather Attribution, una coalición de científicos que realizan análisis rápidos para determinar cómo influye el cambio climático en los fenómenos meteorológicos extremos. Desde 2015, el grupo ha identificado docenas de olas de calor, huracanes, sequías e inundaciones que se hicieron más probables o más intensas por el calentamiento causado por el hombre. Varios fenómenos, como la ola de calor de 2021 en el noroeste del Pacífico que mató a más de 1.000 personas, resultaron “prácticamente imposibles” en un mundo no afectado por las emisiones humanas de gases de efecto invernadero.

Según los investigadores, la relación entre el cambio climático y las catástrofes meteorológicas está muy clara. Cuando la temperatura media del planeta es más alta, las olas de calor pueden alcanzar extremos nunca vistos. Este fue el caso durante las recientes olas de calor en el sudeste asiático, el sur de Europa y el norte de África, según descubrieron los investigadores de World Weather Attribution.

Cuando las temperaturas superan los 40 grados centígrados, o cuando se ven agravadas por una humedad extrema, el cuerpo de las personas tiene cada vez más dificultades para mantenerse fresco a través del sudor. Los niños y los ancianos, así como los trabajadores al aire libre y las personas con enfermedades preexistentes, son especialmente vulnerables.

Esta semana, cuando más de 100 millones de personas en el sur de Estados Unidos se enfrentan exactamente a esas condiciones, investigadores del clima como Jennifer Francis temen que la escalada de calor pueda cobrarse un precio mortal.

Estamos viendo cómo las temperaturas superan las que pueden soportar la vida”, afirma Francis, científica del Centro de Investigación Climática Woodwell. “Ciertos lugares se están volviendo inhabitables”.

Una mujer se refresca en la Fontana della Barcaccia en la Plaza de España durante una ola de calor en Italia, ya que se espera que las temperaturas sigan subiendo en los próximos días, en Roma, Italia 17 de julio 2023 (Reuters)Una mujer se refresca en la Fontana della Barcaccia en la Plaza de España durante una ola de calor en Italia, ya que se espera que las temperaturas sigan subiendo en los próximos días, en Roma, Italia 17 de julio 2023 (Reuters)

Se están batiendo todos estos récords a diestro y siniestro, y mi esperanza es que la gente empiece a poner esto en su cabeza”, continuó. “Estas cosas no deberían estar ocurriendo. Todo está relacionado con el hecho de que estamos calentando el planeta”.

Cuanto más caliente está el aire, más agua puede retener, convirtiendo la atmósfera en una esponja sedienta que succiona la humedad de la vegetación y el suelo. Esto agrava las sequías y prepara el terreno para incendios forestales como los que han asolado Canadá este verano. Las temperaturas en los Territorios del Noroeste alcanzaron los 100 grados durante el fin de semana, intensificando los incendios que ya estaban fuera de control.

La otra cara de este fenómeno es que una atmósfera más cálida y húmeda también aumenta la cantidad de lluvia que puede caer durante una tormenta determinada. Esta semana, en Vermont Nueva York cayeron precipitaciones equivalentes a dos meses en sólo dos días, mucho más rápido de lo que podían absorber el suelo saturado y el terreno montañoso de la región.

Los efectos de las precipitaciones extremas son aún más desastrosos en los países más pobres, donde la población y los gobiernos disponen de muchos menos recursos para hacerles frente. Rachel Bezner Kerr, socióloga de la Universidad de Cornell que trabaja con comunidades agrícolas de Malawi, perdió a dos colegas cercanos esta primavera cuando unas inundaciones repentinas asolaron el norte del país.

Contáctese con la Producción de Catamarca Play 383 4 351218

También le puede interesar

Salud

Otras provincias podrían hacer lo mismo. El jueves 7 de julio de 2022, el docente salteño Alejandro Benítez paseaba por el sur de Bolivia...

Política

Tras la imputación el ex presidente irá a ese país para dar charlas en instituciones. Investigado por la Justicia por el escándalo de los negociados...

Economia

Las consultoras estiman que el índice de precios se ubicará entre 15 y 18%. Tras una desaceleración en los precios de los alimentos en...

Policiales

Antonio Inacio Da Silva Neto había creado una empresa de criptomonedas que enmascaró una multimillonario desfalco. Tenia pedido de captura internacional desde marzo del...