Connect with us

Hi, what are you looking for?

Catamarca Play

Coronavirus

Simularon un concierto para probar cómo se propaga

En Alemania, los voluntarios se reunieron en un estadio para un experimento que podría ayudar a crear medidas de seguridad para eventos en vivo en todo el mundo.

LEIPZIG, Alemania — El sábado por la mañana, el cantante alemán de pop Tim Bendzko hizo todo lo posible para animar a la multitud en la Arena Quarterback Immobilien de esta ciudad.

Flanqueado por los miembros de la banda y el coro, brincó de un lado a otro del escenario en la sala de conciertos y estadio techado y volteó el micrófono hacia el apiñado público compuesto por 1400 personas, para invitarlos a cantar.

La respuesta fue un zumbido apagado, lo cual no es sorprendente, dado que los miembros de la audiencia llevaban cubrebocas y estaban sentados en un calor sofocante.

El estadio preparado para el experimento.  Foto Gordon Welters/The New York Times.

El estadio preparado para el experimento. Foto Gordon Welters/The New York Times.

Aun así, Bendzko les agradeció y dijo: “Hoy, ustedes son los salvadores del mundo”.

No eran los típicos asistentes a conciertos, sino voluntarios en un estudio elaborado por un equipo de la Universidad Martín Lutero de Halle-Wittenberg llamado Restart 19.

Cada asistente, equipado con un rastreador de localización digital y un desinfectante de manos con un tinte fluorescente, fue colocado con cuidado en los asientos como parte de un experimento para rastrear los riesgos de infección por coronavirus que representan los grandes eventos en interiores.

Los investigadores esperan utilizar sus resultados para determinar qué elementos de eventos como este suponen el mayor riesgo de transmisión y ayudar a crear lineamientos para limitar esos peligros y reiniciar con seguridad las presentaciones en vivo en todo el mundo.

El sector de la música y los espectáculos en vivo ha sido uno de los más afectados por la pandemia de coronavirus.

Los asistentes fueron voluntarios munidos de elementos para rastrear los contactos.  Foto Gordon Welters/The New York Times.

Los asistentes fueron voluntarios munidos de elementos para rastrear los contactos. Foto Gordon Welters/The New York Times.

Tan solo en Alemania, aporta 130.000 millones de euros (más de 153.000 millones de dólares) de ingresos al año, según un reciente estudio encargado por el IGVW, un grupo industrial de ese país.

Las salas de conciertos fueron de las primeras en cerrar para frenar la propagación del virus y su futuro sigue siendo incierto.

En Alemania, reiniciaron las actuaciones en interiores, pero lentamente, bajo normas que varían de un estado a otro.

Sin embargo, muchos operadores de locales y organizadores de eventos sostienen que los límites del tamaño de las multitudes y los requisitos de higiene impuestos por las autoridades hacen que sea económicamente inviable que los locales que no están subvencionados por el Estado reanuden sus actividades.

En Estados Unidos, los expertos en salud han dicho que es probable que no se realicen los conciertos a gran escala en las arenas hasta que haya una vacuna disponible.

El Dr. Stefan Moritz, que dirige un estudio sobre el coronavirus y los eventos en vivo. Foto Gordon Welters/The New York Times.

El Dr. Stefan Moritz, que dirige un estudio sobre el coronavirus y los eventos en vivo. Foto Gordon Welters/The New York Times.

Leipzig se ubica en el estado de Sajonia, donde se permiten eventos en locales techados con hasta 1000 asistentes, en medio de estrictas normas de higiene y distanciamiento.

Sin embargo, Philipp Franke, gerente del estadio donde se llevó a cabo el estudio, dijo en una entrevista telefónica que esa cantidad todavía era demasiado pequeña para que él pudiera reabrir.

Está previsto que el límite de asistencia aumente en septiembre, pero dado que las cifras de infección están en ascenso en Alemania, el plan se ha sometido a un mayor escrutinio.

Franke espera que los resultados del estudio permitan a los políticos tomar decisiones informadas sobre la reanudación de los conciertos y los deportes en espacios cerrados.

“Los eventos culturales son socialmente importantes. Una sociedad necesita esos eventos para encontrar alguna satisfacción y un escape”, añadió.

El estudio está dirigido por Stefan Moritz, jefe del departamento de enfermedades infecciosas de la universidad.

En una entrevista telefónica, dijo que el experimento era una respuesta a la escasez de literatura científica disponible para los legisladores sobre los peligros de eventos como el del sábado.

“Sabemos que el contacto personal en el concierto es riesgoso, pero no sabemos dónde sucede. ¿Es en la entrada? ¿En las gradas?”, dijo.

Moritz llegó a la conclusión de que la mejor manera de reunir datos confiables sería simular un concierto real.

Los asistentes simularon también otras interacciones alrededor del concierto. Foto Gordon Welters/The New York Times.

Los asistentes simularon también otras interacciones alrededor del concierto. Foto Gordon Welters/The New York Times.

Para minimizar el riesgo de infección, a todos los voluntarios se les hizo una prueba de coronavirus con antelación y al llegar se les tomó la temperatura.

Equipados con sus dispositivos de rastreo, cubrebocas y desinfectante fluorescente, se les pidió que simularan diferentes escenarios de conciertos durante 10 horas: uno sin distanciamiento social, otro con medidas de seguridad moderadas y un tercero con medidas estrictas.

Cada repetición incluía actuaciones de Bendzko y un descanso, durante el cual los participantes simulaban viajes a los vendedores de comida y bebida y hacían visitas al baño.

Mediante rastreadores, el personal vigilaba el número de veces que los asistentes se acercaban unos a otros y después usaron lámparas ultravioletas para determinar qué superficies estaban más cubiertas con el desinfectante fluorescente al terminar el día.

Moritz dijo que quizás el hallazgo más interesante estaría relacionado con la propagación en aerosol.

Hace poco, los científicos confirmaron que el virus puede permanecer suspendido en el aire, incluso durante horas en entornos cerrados.

Una máquina de humo permitió modelar la dispersión de aerosoles. Foto Gordon Welters/The New York Times.

Una máquina de humo permitió modelar la dispersión de aerosoles. Foto Gordon Welters/The New York Times.

“Es muy raro lo que sucede con estos movimientos de aire”, dijo. “Cosas que no esperarías”.

Para simular la propagación de los aerosoles en la arena el sábado, el personal utilizó una máquina de humo para crear una nube de niebla que subiera al techo.

Se elevó antes de tomar forma de espiral y extenderse hacia el público. La propagación de las partículas en el espacio fue modelada por los miembros del equipo de Moritz, que la compararán con los datos recabados por los sensores de dióxido de carbono durante el estudio.

Moritz dijo que se esperaba que los resultados de la investigación, patrocinado por los estados de Sajonia y Sajonia-Anhalt, estuvieran listos a principios de octubre.

Añadió que los hallazgos podrían aplicarse a eventos y lugares similares en todo el mundo.

Contáctese con la Producción de Catamarca Play 383 4 351218

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También le puede interesar