Connect with us

Hi, what are you looking for?

Internacional

“No somos humanos para ellos”: la vida de los presos en el ejército ruso

En un relato facilitado a The Times, un soldado ruso describe el desprecio despreocupado de sus mandos por la vida de reclusos como él, y cómo se les presiona para que vuelvan a alistarse.

En un mes que pasó en el frente, Alexander, un ex convicto que servía en el ejército ruso, no había visto a un solo soldado ucraniano y apenas había disparado un tiro.

La amenaza de muerte le llegaba desde lejos y, al parecer, desde todas partes.

Enviado a vigilar un posible cruce de un río en el sur de Ucrania, su unidad, formada apresuradamente y compuesta casi en su totalidad por reclusos, soportó semanas de incesantes bombardeos, ataques de francotiradores y emboscadas.

El terreno pantanoso y llano no ofrecía más protección que los cascos quemados de las casas de campo.

Dijo que había visto a los perros roer los cadáveres no recogidos de sus compañeros muertos, beber agua de lluvia y rebuscar comida en los basureros.

Los cadáveres de soldados rusos a las afueras de la localidad ucraniana de Makarivka el mes pasado. . Foto Tyler Hicks/The New York TimesLos cadáveres de soldados rusos a las afueras de la localidad ucraniana de Makarivka el mes pasado. . Foto Tyler Hicks/The New York Times

Alexander dijo que de los 120 hombres de su unidad, sólo quedan unos 40 con vida.

Estos supervivientes están siendo fuertemente presionados por los militares rusos para que permanezcan en el campo de batalla al término de sus contratos de seis meses, según Alexander y los relatos facilitados a The New York Times por otros dos reclusos rusos que luchan en el frente.

“Nos envían a una matanza”, dijo Alexander en una serie de mensajes de audio desde la región de Kherson, refiriéndose a sus comandantes.

No somos humanos para ellos, porque somos criminales”.

Su relato ofrece una rara ventana a los combates en Ucrania desde la perspectiva de un recluso ruso.

Las unidades formadas por convictos se han convertido en una de las piedras angulares de la estrategia militar rusa, ya que los prolongados combates han diezmado las fuerzas regulares del país.

Las descripciones de Alexander no han podido ser confirmadas de forma independiente, pero coinciden con los relatos de soldados ucranianos y prisioneros de guerra rusos que afirman que Moscú utiliza a los reclusos esencialmente como carne de cañón.

Los relatos de los soldados se obtuvieron a través de mensajes de voz durante las dos últimas semanas, algunos en entrevistas directas y otros a través de mensajes facilitados por familiares y amigos.

Sus apellidos, datos personales y unidades militares se han mantenido en secreto para protegerlos de represalias.

Combatientes del grupo mercenario Wagner en Rostov del Don, Rusia, en junio. De los 49.000 internos que han luchado para el grupo en Ucrania, Wagner afirma que el 20% ha muerto. Foto ReutersCombatientes del grupo mercenario Wagner en Rostov del Don, Rusia, en junio. De los 49.000 internos que han luchado para el grupo en Ucrania, Wagner afirma que el 20% ha muerto. Foto Reuters

El testimonio de Alexander transmite la brutalidad impuesta a los convictos rusos y el costo humano que Moscú está dispuesto a pagar para mantener el control del territorio ocupado.

El Ministerio de Defensa ruso comenzó a alistar en febrero a miles de reclusos de las cárceles del país en unidades especiales denominadas “Tormenta Z”, tras retomar un modelo de reclutamiento de presos utilizado por la empresa militar privada Wagner en el primer año de la guerra.

Alexander dijo que se había alistado en marzo, poco después de cumplir una larga condena por homicidio en el centro de Rusia.

Había dejado en casa a su mujer, una hija y un hijo recién nacido, y le preocupaba no sobrevivir a las torturas y extorsiones de la cárcel.

Un equipo de morteros ucraniano dispara hacia una posición de trinchera rusa cerca de Niu-York, Ucrania, el mes pasado. Foto Finbarr O'Reilly para The New York TimesUn equipo de morteros ucraniano dispara hacia una posición de trinchera rusa cerca de Niu-York, Ucrania, el mes pasado. Foto Finbarr O’Reilly para The New York Times

Como a otros presos combatientes, le prometieron un salario mensual de 2.000 dólares al cambio actual, y la libertad al final de su contrato de seis meses, una copia del cual compartió con el Times.

Wagner afirma que 49.000 prisioneros lucharon para su fuerza en Ucrania, y que el 20% de ellos murieron.

Antiguos combatientes han descrito brutales medidas disciplinarias impuestas por el grupo paramilitar. .

Sin embargo, los supervivientes de Wagner también han afirmado en general que pudieron cobrar sus salarios y regresar a casa al cabo de seis meses como hombres libres.

Para aumentar las cifras de reclutamiento, Wagner también trabajó para rehabilitar a los reclusos a ojos de la sociedad rusa, presentando su servicio militar como una redención patriótica.

Sin embargo, en febrero, Wagner había perdido el acceso a las prisiones durante una lucha de poder con el alto mando militar, lo que permitió al Ministerio de Defensa suplantarlos en el reclutamiento de convictos.

Se desconocen el tamaño y el número de bajas en las unidades de reclusos del propio ejército ruso.

Sin embargo, un recuento de las muertes de guerra del país recogido por la BBC y Mediazona, un medio de noticias independiente, muestra que los reclusos se convirtieron en las bajas rusas más frecuentes a partir de esta primavera, lo que subraya la sobredimensionada contribución que han hecho al esfuerzo bélico del país.

El testimonio de Alexander y de otros tres antiguos reclusos muestra cómo han evolucionado las unidades de convictos bajo el control directo del ejército ruso.

El Times obtuvo la información de contacto de Alexander a través de una activista rusa de los derechos humanos, Yana Gelmel, y verificó su identidad y la de los demás reclusos utilizando registros judiciales de acceso público y entrevistas con sus familiares y amigos.

Han descrito pagos salariales irregulares que estaban muy por debajo de las cantidades que les había prometido el Estado y la imposibilidad de cobrar indemnizaciones por lesiones.

Modus operandi

Alexander también dijo que sus oficiales habían impedido explícitamente a los hombres de su unidad recoger a los compañeros muertos en el campo de batalla.

Afirmó que esto se hacía para impedir que sus familias reclamaran indemnizaciones, porque los soldados muertos se registrarían como desaparecidos y no como muertos en combate.

“Había cadáveres por todas partes”, dijo Alexander, describiendo los combates a orillas del río Dniéper en mayo.

“Nadie estaba interesado en recogerlos”.

El Ministerio de Defensa ruso no respondió a una solicitud de comentarios.

Alexander también afirmó que sus oficiales recurrieron a amenazas e intimidaciones para obligar a los reclusos supervivientes a permanecer en el frente un año más tras la finalización de sus contratos.

Otro soldado recluso que servía en el frente de Zaporizhzhia, más al este, afirmó que su contrato le obligaba a permanecer en Ucrania un año más tras obtener el indulto, esta vez como soldado profesional.

Todos los prisioneros hablaron de bajas colosales en sus unidades y del aparente desprecio de sus comandantes por sus vidas.

“Todos los días vivimos como encima de un barril de pólvora”, dijo Alexander.

“Nos dicen: ‘No son nadie y su nombre no es nada’. “

Después de un mes de entrenamiento cerca de la ciudad ocupada de Luhansk, Alexander dijo que fue enviado con su unidad para mantener una línea de antiguas casas de vacaciones cerca del puente Antonovskiy, un área que Ucrania ha estado atacando con ataques de atropello y fuga desde que las fuerzas rusas se retiraron a la orilla oriental del Dnieper en noviembre.

Pasaron las tres semanas y media siguientes bajo el bombardeo constante del enemigo invisible, que bombardeó sus posiciones expuestas desde el otro lado del río y los atacó con francotiradores y en emboscadas nocturnas.

Los drones enemigos planeaban constantemente en el aire.

El objetivo de su misión no estaba claro para ellos; les dijeron que simplemente permanecieran en sus posiciones.

No tenían armas pesadas ni medios para defenderse de los ataques ucranianos.

Testimonio

“Estoy dando vueltas con una pistola automática como un idiota. No he hecho ni un solo disparo, no he visto ni un solo enemigo”, dijo entonces en un mensaje de voz un antiguo recluso de la unidad de Alexander llamado Dmitri, ya fallecido.

“Sólo somos un cebo para exponer sus posiciones de artillería”.

El mensaje fue compartido con el Times por la esposa de Dmitri.

“¿Para qué demonios necesito estar aquí?

¿Para sentarme y temblar como un conejo porque los proyectiles no paran de explotar a tu alrededor?”. decía Dmitri en uno de los mensajes.

Alexander dijo que su unidad se había quedado sin comida ni agua durante días después de pedir el relevo de sus comandantes, lo que les obligó a rebuscar galletas de racionamiento y beber agua de lluvia tratada con cloro.

A finales de mayo, Alexander fue enviado a una misión para minar la orilla de un río.

Su unidad fue alcanzada por un obús ucraniano que detonó las minas cercanas.

Todos los demás hombres de su destacamento murieron en el acto; Alexander resultó herido.

“Estaba lloviendo y caí en un charco”, relata sobre el ataque.

“Me fui arrastrando poco a poco y luego me cubrí con algunos escombros, porque sabía que acabarían conmigo”.

Dijo que había conseguido enviar mensajes de texto a su unidad antes de perder el conocimiento.

Al día siguiente, fue sacado a rastras por sus compañeros y evacuado a un hospital de Crimea.

Aunque todavía no podía andar bien, lo enviaron de vuelta al frente, antes de alojarlo en un barracón en la retaguardia con otros combatientes convalecientes.

“Me da mucho miedo quedarme aquí”, dijo Alexander.

“Esta no es nuestra guerra. Aquí no hay nada humano”.

Contáctese con la Producción de Catamarca Play 383 4 351218

También le puede interesar

Salud

Será este jueves, según confirmó el secretario de la CGT. El secretario general de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA), Héctor Daer,...

Nacionales

Es una causa vinculada a la construcción de viviendas junto a Sueños Compartidos en un predio usurpado en 2008. Emerenciano Sena, su mujer Marcela...

Economia

El SMVM hoy es de $ 156.000 y pasará a $ 180.000 en febrero y a $ 202.000 en marzo, según anticipó el ministro....

Espectáculos

Las redes oficiales del grupo emitieron un comunicado llevando tranquilidad sobre la salud del cantante, guitarrista y compositor. El líder de Catupecu Machu Fernando Ruiz...