Tres años más tarde, aquellos delitos le valieron su primera condena: 25 años de prisión, pena que resultó confirmada por la cámara de Casación hace dos meses. En 2018 fue nuevamente condenado por los delitos que tuvieron lugar en el centro clandestino de detención que la Aérea mantuvo en funcionamiento en la Ciudad de Buenos Aires a 15 años de encierro. Falleció cumpliendos esos castigos en su casa.