Los estremecedores detalles de la autopsia por el crimen en Villa Gesell

18 0

Fernando Báez Sosa (18) sufrió múltiples lesiones por trompadas y patadas en la cabeza y el abdomen.

Fernando Báez Sosa​ (18) no pudo defenderse. Ya había caído al piso, producto de una trompada en la cara, cuando los rugbiers lo atacaron sin piedad. Piñas. Patadas. En la cabeza, en el abdomen. Todo ese combo de violencia derivó en hemorragias internas y en “un shock neurogénico”, es decir, un daño al sistema nervioso a causa de los golpes en el cráneo que resultó mortal.

Dejá tu comentario – Producción: Cel.: 383 4 351218

Noticias Relacionadas

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *