Connect with us

Hi, what are you looking for?

Sociedad

Le sacaron el riñón equivocado y ahora le hace juicio a los médicos y a la clínica

Aída tiene 67 años y le habían detectado un tumor en uno de los dos órganos, pero le extirparon el sano.

“A mi mamá le extirparon el riñón equivocado y desde ese momento su vida cambió. Antes atendía la panadería que tenemos y hacía actividades recreativas, pero ahora está apagada”. Con dolor e impotencia, Camilo Octavio Lazaro (48) cuenta el suplicio al que se vio inmersa su madre Aída Luz Suhurt (67) por una mala praxis.

A la mujer le habían detectado un tumor en el riñón izquierdo que debían operar. El 27 de abril de 2017, Héctor Bresser y Martín Piana le hicieron la cirugía en la Clínica de la Ciudad de Puerto Madryn. El resultado no fue el esperado. Habían cometido un grave error. Estuvo en terapia intensiva tres días, aunque no era lo previsto. Ambos médicos y la clínica fueron demandados.

“En el quirófano se equivocaron y le extirparon el riñón sano, el derecho”, explica Camilo en diálogo con Clarín. Y aclara que “también le sacaron el tumor del izquierdo”.

Asimismo, “los médicos no pudieron implantar el riñón sano que le sacaron”. Ese 27 de abril, la paciente, su hijo y marido se enteraron de casualidad lo que había sucedido puertas adentro del quirófano. Desde entonces luchan para que la Justicia repare la mala praxis que sufrieron.

Como consecuencia de la práctica debe recibir atención médica nefrológica, entre otras especialidades, por el resto de su vida. Su abogado Nicolás Schick dice a Clarín que “podría necesitar diálisis, tomar medicamentos para compensar la ausencia renal, sufrir disminución de la calidad y expectativa de vida, y hasta cierto punto requerir transplante renal”.

Aída esta depresiva por lo que pasó y el juicio. Tiene miedo de no saber qué le puede suceder si su riñón falla.

“Padece en la actualidad un daño psíquico permanente, causado por la innecesaria pérdida anatómica y la transformación de su vida de una persona autónoma a una persona dependiente”, dice su abogado.

Pero no solo es la pérdida anatómica y funcional lo que la tiene mal, sino también “la situación violenta en que se produjo la pérdida por la falta de consentimiento y la imposibilidad de preparación previa ante el nuevo escenario creado en la cirugía”.

La familia sospecha que los médicos manipularon las muestras patológicas para que indicaran que sacaron el riñón porque había cancer también. “Es aberrante que le entregas a un médico un ser preciado y esa confianza la viole”, sostiene el hijo de la paciente

En la operación intervinieron Bresser, especialista en urología, y Piana. Pero tuvieron distintos roles. El primero “fue la persona encargada de indicar los estudios y análisis para determinar la patología e indicó la cirugía laparoscópica renal sobre el riñón izquierdo”.

Bresser era el responsable del equipo médico dentro del quirófano, con facultades de dirección y contralor de los restantes profesionales.

Mientas que Piana era el médico colaborador. “Tenía la posibilidad de aconsejar y advertir al cirujano, por eso permite ampliar la responsabilidad contra él, ya que siendo también un cirujano, tuvo la posibilidad de hacer notar el riesgo que ofrecía el caso”, sostienen documentos de la parte actora a los que accedió Clarín.

Ahora será el turno del juez Federico Causse, a cargo del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil 14, que dictará sentencia sobre este caso por daños y perjuicios.

La familia tendrá el dinero de la indemnización, en caso de corresponder, de reaseguro por si Aída -en el futuro- necesite una intervención médica.

Contáctese con la Producción de Catamarca Play 383 4 351218

También le puede interesar