Connect with us

Hi, what are you looking for?

Sociedad

La supuesta estafa de las falsas ecografías 5D: ¿sirven realmente estos estudios?

Tres embarazadas denunciaron que les dieron la misma foto. Según un especialista, la eco tiene un valor más social que médico.

Hace tiempo que a las ecografías de rutina y obligatorias durante el embarazo, se sumó la 5D, con la intención de conocerle la carita al bebé. Este estudio hoy está en boca de todos a raíz de una supuesta estafa de la que fueron víctima al menos tres futuras madres en Formosa, que recibieron la foto de un mismo feto que, en realidad, no sería el de ellas.

Todo empezó con la publicación de una de las embarazadas en la red social TikTok, que quiso compartir con sus seguidores el resultado de su ecografía 5D.

Esa imagen llegó a manos de Antonella Roglan, otra futura mamá que se dio cuenta de que la carita que se observaba en la ecografía de esa mujer era igual a la que le habían entregado a ella.

Así fue que la contactó y descubrieron que ambas se atendían en la misma clínica privada de Formosa y confirmaron que las habían engañado.

“Por ahora somos tres mamás a las que una clínica estafó con una foto de un bebé que no es el nuestro”, denunció Roglan en su cuenta de Twitter.

Y destacó: “Está de más decir que encima que cobran carísimo uno se va ilusionado por ver a su bebé y tener un lindo recuerdo. Estamos en busca de más mamás con el mismo bebé”.

Luego, en diálogo con el medio local Noticias de Formosa, la mujeres remarcaron que la estafa también involucra un tema de salud.

“¿Estos informes no sirven para saber, entre otras cosas, si nuestro hijo o hija tiene, por ejemplo, labio leporino?”, se preguntaron.

La mirada de un especialista

Diego Calvo, que es obstetra, ginecólogo, genetista y especialista en ecografías y diagnóstico prenatal, explica a Clarín que con la ecografía 2D, que se realiza en la semana 20 de gestación, se suele detectar si el feto presenta algún tipo de malformación. En este sentido, comenta que es muy poco frecuente que en la 5D, que suele hacerse entre la semana 28 y la 32, se observe algo nuevo.

“Sí ocurre que se puede pedir una 4D o 5D para analizar un detalle morfológico en profundidad, que se haya observado en la 2D pero, en general, no se registran hallazgos en la 5D”, aporta.

“La 5D suele hacerse para conocerle la cara al futuro bebé. Incluso tiene un fin más social, en varios de los lugares en los que se realiza esta eco hay gradas para que vayan familiares y amigos”, precisa Calvo.

Algunas prepagas cubren esta ecografía. En forma privada, tiene un costo de entre 10 mil y 12 mil pesos, según pudo averiguar este diario, y solo lo cobran si el bebé se deja ver.

“Depende mucho de la posición en la que se encuentre y la semana de gestación. Para la semana 28, la cara ya está bien formada, por eso se apunta a ese momento”, cuenta Calvo.

“Cuanto más tarde se haga, más chances hay de que, por un tema de espacio, el feto se tape la cara con alguno de sus miembros”, señala el especialista, que aclara que el procedimiento lleva 10 minutos pero que muchas veces se extiende, en algunas ocasiones porque le dan tiempo al bebé para que se mueva (haciendo que la mamá tosa o se ría, por ejemplo).

Asegura que lo que sucedió en Formosa es excepcional y que en Argentina hay excelentes profesionales que trabajan con seriedad. “En algunos casos, se consiguen fotos increíbles y al futuro bebé se le ven hasta las pestañas”, sostiene Calvo.

Sobre las similitudes entre la imagen de la ecografía 5D y la carita que luego tendrá el bebé, Calvo explica que se trata de un barrido especial que captura una caja de volumen y que eso hace que la imagen sea muy buena.

Sin embargo, resalta que, en muchos casos, después no se parece tanto porque desde la semana 28 hasta el nacimiento, su rostro puede cambiar bastante. “Y ni hablar entre el nacimiento y los primeros meses de vida”, agrega.

Contáctese con la Producción de Catamarca Play 383 4 351218

También le puede interesar