Inseguridad en la Costa, Ciudad estallada y alcohol sin freno: el peligroso combo que terminó con el crimen de un joven en un boliche de Gesell

34 0

Las borracheras empiezan en la playa, siguen en el boliche y suelen terminar otra vez en la arena. Y los controles no alcanzan. Así, Fernando Sosa terminó muerto por un grupo de rugbiers. La Policía no estaba: dice que tuvo que asistir a un joven que había sido apuñalado en un boliche a la vuelta.

El allanamiento en la casa que los rugbiers de Zárate alquilaban en la zona de Bosque Pinar estaba en curso. Ellos estaban ahí. Boca abajo. Esposados. Afuera había un patrullero y un móvil para trasladarlos. Habían dejado de ser los amigos del club que se fueron a Villa Gesell. Ya eran presos.

Horas antes, a las 4.30, una discusión a los empujones con otro grupo de chicos en el boliche Le Brique terminó con Fernando Sosa, de 18 años, muerto a golpes enfrente de la disco.

Dejá tu comentario – Producción: Cel.: 383 4 351218

Noticias Relacionadas

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *