Connect with us

Hi, what are you looking for?

Sociedad

En sólo 48 horas hubo cinco muertes por monóxido de carbono, en plena ola de frío polar

Cuatro casos ocurrieron en Córdoba y otro, en Mendoza. Lo que hay que tener en cuenta para evitar una intoxicación con este gas tóxico.

El asesino invisible. Así se lo denomina al monóxido de carbono, un gas imperceptible muy peligroso que intoxica por el uso intensivo de estufas y la menor ventilación en casas y departamentos. Y en Córdoba, se encendió la alarma en plena ola de frío polar: hubo cuatro muertes por intoxicación de este tipo en las últimas 48 horas. A esto se suma otro caso en Mendoza: una mujer española hallada sin vida en su departamento esta mañana.

Este jueves, un hombre de 57 años murió en San Javier. Se lo encontró luego de una intoxicación con monóxido de carbono a raíz de un desperfecto en un elemento de calefacción, según publicó el diario La Voz.

El caso del hombre muerto en Traslasierra hay que sumarle tres casos más que se habían dado en Córdoba este miércoles.

Una joven de 23 años, fue hallada sin vida en la localidad de Miramar de Ansenuza, en el noreste de Córdoba, por la misma intoxicación. Además, dos personas –una mujer de 48 años y un hombre de 62– fueron encontradas sin vida en una casa ubicada sobre la calle Ayacucho al 900, en el barrio Las Violetas, en Río Tercero. Todas las víctimas con el mismo asesino tóxico, el monóxido de carbono.

El monóxido de carbono es conocido como el "asesino invisible".El monóxido de carbono es conocido como el “asesino invisible”.

Este número de víctimas podría haber aumentado, si no fuera por el accionar de una abuela que salvó a su familia de una intoxicación similar.

Ocurrió en Córdoba capital donde la mujer evitó una tragedia familiar al llegar a tiempo al domicilio de su hijo en el barrio de Almirante Brown.

Allí, cuando la mujer llegó, los tres integrantes de la familia estaban desvanecidos dentro de la vivienda. Su hijo de 38 años, la mujer de 31, y su nieto de 8.

Todos intoxicados con monóxido de carbono a raíz de un desperfecto en el equipo de gas que utilizaban para calefaccionar la casa.

Por estas horas, y gracias al accionar de la mujer mayor, las tres personas están siendo atendidas en el hospital Florencio Díaz. Pero, está claro, la salvación de esta familia completa fue un hecho más que fortuito.

Otro caso en Mendoza

Una mujer de 75 años de nacionalidad española fue hallada muerta hoy en un departamento en la ciudad de Mendoza y los investigadores sospechan que sufrió una intoxicación por monóxido de carbono.

El hecho ocurrió esta mañana, cerca de las 9, en el microcentro de la capital provincial donde fue hallado el cuerpo de la mujer identificada como Lidia Tutusaus Guillén, en el departamento 53 del piso 11.

Una mujer fue hallada muerta en Mendoza y los investigadores apuntan a una intoxicación con monóxido de carbono. Foto:  Orlando Pelichotti/Los AndesUna mujer fue hallada muerta en Mendoza y los investigadores apuntan a una intoxicación con monóxido de carbono. Foto: Orlando Pelichotti/Los Andes

Un llamado a la línea de emergencia 911 alertó a la policía sobre la presencia de abundante olor a gas en el lugar, a donde se dirigió personal de la fuerza para entrevistar a la empleada del departamento.

La mujer relató que cuando llego al lugar, abrió la puerta y encontró en un sector a la dueña sentada en una silla sin signos vitales, y ante la presencia de un fuerte olor a gas observó que en la cocina estaban las hornallas encendidas.

En este contexto, dio aviso a la policía quienes constataron la muerte de la mujer y resguardaron la escena para el personal de Científica, que trabajó en el departamento con el objetivo de reunir elementos para la causa caratulada como averiguación de muerte.

Hay 40 mil intoxicados por año

Por año, en el país se reportan aproximadamente unos 40 mil casos de intoxicación y alrededor de 250 fallecimientos por la ingestión de monóxido de carbono (CO).

Se sabe, es un gas muy tóxico, que puede provocar envenenamientos graves e, incluso, la muerte. Pero, lo más alarmante es que es imperceptible: no tiene olor, color, ni sabor. Tampoco irrita los ojos ni la nariz. Por eso se lo denomina el asesino invisible.

Qué hay que hacer para evitarlo

Con la llegada del frío extremo, los ambientes suelen ventilarse menos y en contrapunto se utilizan mayores aparatos de gas para calefaccionarlos. Sin embargo, la falta de prevención este accionar se transforma en un arma mortal: puede envenenar el aire que respiramos.

Este gas entra por los pulmones, se instala en la sangre y va dejando sin oxígeno al cerebro y al corazón. Y todo lo hace sin ser percibido.

Un mantenimiento preventivo anual por un gasista matriculado evita que el monóxido de carbono actué en lugares cerrados. Foto: Orlando Pelichotti / Los AndesUn mantenimiento preventivo anual por un gasista matriculado evita que el monóxido de carbono actué en lugares cerrados. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

Habitualmente se libera dentro de la casa: una estufa, el calefón, el horno, una hornalla o algún otro artefacto que empiece a generar una combustión deficiente (incompleta).

Los expertos dieron una serie de tips a tener en cuenta para luchar contra este “asesino invisible”.

A pesar del frío hay que intentar sí o sí, ventilar los ambientes. Siempre dejar una pequeña abertura en las ventanas, que permita un mínimo recambio de aire. En varios casos hay rejillas que dan al exterior, tratar de no taparlas.

Otro de los tips es ver el color del fuego. Las llamas deben ser de color azul. De ser amarilla significa que se está produciendo monóxido de carbono. Lo propio ocurre si la llama es roja o anaranjada. En esos casos, se indica apagar rápido el artefacto y hacer revisar el quemador.

La empresa Camuzzi recomienda hacer un mantenimiento preventivo. Aunque sea una vez al año. “La verificación debería hacerla un gasista matriculado para asegurar que los quemadores funcionen bien y que no haya bloqueos, fisuras o roturas en los conductos encargados de evacuar los gases tóxicos”, explican.

En ambientes cerrados, se recomienda que los aparatos de calefacción sean sólo de tiro balanceado. Aparatos como calefones, estufas infrarrojas o de llama abierta jamás deben ser instalados en baños, dormitorios y otros espacios cerrados o mal ventilados.

En lugares así sólo puede haber artefactos a gas con salida al exterior, los cuales -a su vez- “no deben dirigir sus gases quemados a ambientes cerrados”, puntualizan en Metrogas.

Contáctese con la Producción de Catamarca Play 383 4 351218

También le puede interesar