Connect with us

Hi, what are you looking for?

Internacional

Elecciones en España: arrancó la campaña electoral con la gente fastidiada por tener que interrumpir sus vacaciones para ir a votar

La contienda comenzó este viernes. Y se vota el 23 de julio. La estrategia de los partidos para motivar a un electorado disgustado. Y el peligro de la desinformación.

Comienza este viernes la campaña electoral para las elecciones generales en España del 23 de julio y los principales partidos se lanzan a movilizar a un electorado fastidiado por tener que interrumpir sus vacaciones para ir a votar.

Es la primera vez que los comicios para decidir quién será el próximo presidente del gobierno español serán en pleno verano europeo, después de que el resultado desfavorable a la izquierda en las elecciones municipales y regionales de mayo impulsara al presidente socialdemócrata Pedro Sánchez a anticipar el calendario de las generales que, originalmente, estaban previstas para diciembre.

Son casi 37,5 millones los españoles que podrán votar en estas elecciones en las que, según las encuestas, el Partido Popular (PP) sería el más votado. Aunque este resultado no le garantice poder formar gobierno y llegar al Palacio de la Moncloa.

Pedro Sánchez llama a votar durante un acto de campaña en Madrid. Foto: Javier Soriano/ AFPPedro Sánchez llama a votar durante un acto de campaña en Madrid. Foto: Javier Soriano/ AFP

Las proyecciones auguran que ninguno de los partidos mayoritarios -ni el PP ni el PSOE- lograrán sentar en el Congreso de los Diputados a 176 de los suyos, cifra necesaria para obtener la mayoría absoluta en el Parlamento.

Será una campaña con el foco puesto en movilizar al electorado apelando a las emociones de los españoles.

La izquierda apuntará a la lista de las mejoras conquistadas durante el gobierno de Pedro Sánchez como la reforma laboral, la ley de la eutanasia, los avances en derechos de las mujeres, la revalorización de las jubilaciones de acuerdo con la inflación, el aumento del salario mínimo y el control del precio del gas y de la electricidad.

voto

La derecha pondrá el énfasis en el fin del “sanchismo”, el período gobernado por un Pedro Sánchez ambicioso y poco sincero que pactó con independentistas catalanes y vascos para sostenerse en el poder.

Habrá, ya las hay, denuncias mutuas de desinformación.

La mirada puesta en el tercer puesto

Ante la casi certeza de tener que acordar un gobierno de coalición -sería el segundo de la historia democrática española-, una de las claves decisivas en estas elecciones estará en manos de la fuerza política que ocupe el tercer lugar.

Alberto Nunez Feijoo, del PP, posa con seguidores en Castelldefels. Foto: ReutersAlberto Nunez Feijoo, del PP, posa con seguidores en Castelldefels. Foto: Reuters

Podría ser la ultraderecha de Vox, que ya salió tercera en las elecciones general de 2019 y obtuvo 52 bancas en el Congreso.

podría ser para Sumar, la coalición de izquierdas que se estrena en estas elecciones con Yolanda Díaz, actual ministra de Trabajo del gobierno de Pedro Sánchez, como candidata.

A pesar de las declaraciones filosas con las que se están lastimando mutuamente con tal de no reconocer que se necesitan, PP y Vox saben que sólo podrían aliarse entre ellos a la hora de sumar diputados y ver si les dan las cuentas para formar un gobierno de derecha.

Santiago Abascal en la apertura de la campaña en Puerto Almerimar, El Ejido. Foto: ReutersSantiago Abascal en la apertura de la campaña en Puerto Almerimar, El Ejido. Foto: Reuters

Los pactos entre PP y Vox que ya se están concretando en varios gobiernos regionales después de las elecciones autonómicas del 28 de mayo y esta alianza indisimulable marca la térmica de esta campaña.

A la izquierda le costaría más sumar votos pero lo tendría un poquito más fácil si se tiene que sentar a pactar: Pedro Sánchez se siente mucho más cómodo con Yolanda Díaz como interlocutora en una posible coalición de gobierno de lo que le resultó el matrimonio por conveniencia con Podemos, su socio minoritario en la coalición que formó para asumir a presidencia de España en 2020.

“En estas elecciones nos jugamos la próxima década”, dice Yolanda Díaz, que aspira a absorber a los votantes de Podemos, una de las fuerzas a la izquierda del PSOE que se licuó detrás de las siglas de Sumar.

Yolanda Diaz abraza a la actriz Marisa Paredes durante el inicio de la campaña electoral, en un acto en La Coruña. Foto: ReutersYolanda Diaz abraza a la actriz Marisa Paredes durante el inicio de la campaña electoral, en un acto en La Coruña. Foto: Reuters

El rol de los nacionalistas

Además, hay entre un 10 y un 15 por cientos de los votos generales que luego se traducirán en bancas parlamentarias en manos de los partidos nacionalistas y regionales.

En la última Legislatura, por ejemplo, algunos de ellos, como los independentistas catalanes y vascos, facilitaron -con su apoyo o su abstención- la investidura de Pedro Sánchez.

El actual presidente y candidato del PSOE a la reelección comenzó la campaña en un acto en Madrid. “ (Alberto Núñez) Feijóo (líder del PP) y (Santiago) Abascal (presidente de Vox) son el túnel del tiempo -dijo Sánchez-. Diez años de retroceso en los derechos de los trabajadores y de los pensionistas, 20 años en derechos LGTBI, 40 años en derechos de las mujeres y 80 años en censura a la cultura en nuestro país.”

Este viernes Sánchez presentó su programa electoral en el que, entre otras medidas, prometió la gratuidad del transporte público urbano para todos los chicos y jóvenes hasta que cumplan los 24 años.

Desde Cataluña, donde arrancó la campaña electoral, Alberto Núñez Feijóo repitió que quiere gobernar en solitario. Aspira a alcanzar los 150 escaños y deslizó que le gustaría un pacto con el PSOE para que gobierne la lista más votada, una posibilidad que él mismo no respetó en municipios y autonomías en los que el PSOE lideró en votos, pero fue desbancado por la suma del PP de Núñez Feijóo y de Vox.

¿Los últimos días del sanchismo?

“Estamos en los últimos días del sanchismo. Y eso es una excelente noticia”, insiste Núñez Feijóo.

Su PP se centra en descalificar al actual presidente y anunciar el rosario de leyes aprobadas durante el gobierno de la coalición PSOE-Podemos que él derogará.

Esquiva, sin embargo, admitir que si los votos suyos no alcanzan, pactará con la extrema derecha, como ya lo hizo en gobiernos regionales y municipales.

“Quiero un gobierno en solitario. ¿Saben por qué? Porque lo mejor que puede hacer un gobierno es estar rodeado de los votos que salen limpiamente de las urnas. Porque entonces sólo se debe a los ciudadanos y no hay intermediarios que cobren la comisión de sus votos”, dijo el candidato del PP.

“El señor Feijóo parece que está más preocupado por no contar con Vox que por echar a Pedro Sánchez”, le respondió el líder de Vox, Santiago Abascal.

Vox inició la campaña en Almería, donde llegó a ser la fuerza más votada.

“Me gustaría poder entender mejor el mensaje del otro partido que podría construir una alternativa -dijo Abascal-. Si hay un sólo escaño más en una mayoría alternativa para echar al socialismo, nosotros vamos a intentar construir esa alternativa”

“Lo que tenemos enfrente es una coalición de odio”, dijo Yolanda Díaz, líder y candidata de Sumar, desde La Coruña. Díaz eligió su tierra, Galicia, para dar el puntapié inicial a esta campaña que durará dos semanas.

Contáctese con la Producción de Catamarca Play 383 4 351218

También le puede interesar