Connect with us

Hi, what are you looking for?

Catamarca Play

Internacional

Donald Trump gana la pulseada en el BID y la Argentina busca evitar represalias

El estadounidense Claver Carone es ahora candidato único a presidir el organismo. El Gobierno bajó a Gustavo Béliz porque no quiso una “confrontación innecesaria” con Trump.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) elige este sábado a su presidente y, en medio de una fuerte controversia, el candidato de Donald Trump se encamina a convertirse en el primer estadounidense en 60 años de historia del organismo en ocupar ese cargo, luego de que fracasara una maniobra argentina para postergar la elección y que anoche se bajara la candidatura de Gustavo Béliz.

Mantener al candidato argentino, cuando era claro que tenía escaso apoyo, “era comprarse una confrontación estéril con Estados Unidos. La Argentina se corrió, pero al menos dejará sentada su posición”, dijo a Clarín una fuente que sigue de cerca las alternativas de la votación en Washington. En momentos en que la Argentina necesita el apoyo crucial del Tesoro estadounidense para la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional, en el gobierno de Alberto Fernández primó el pragmatismo. “Habiendo tantas cosas importantes en juego, la decisión de Buenos Aires fue evitar una confrontación innecesaria”, agregó.

Mauricio Claver Carone, de origen cubano y actual asesor especial de Trump para América latina, es ahora el único candidato a suceder al colombiano Luis Alberto Moreno en la presidencia y tiene ya asegurados los votos favorables en la Asamblea de Gobernadores, que por la pandemia comenzará en forma virtual el sábado a las 9.30 de la Argentina.

La Argentina postulaba a Béliz, secretario de Asuntos Estratégicos y ex funcionario del BID, pero al final sin ninguna chance el Gobierno no inscribió anoche su candidatura y dijo en un comunicado que se abstendrá en la votación. La ex presidenta de Costa Rica Laura Chinchilla ya se había bajado antes por lo que Claver marcha ahora solo en una controvertida contienda.

Es que el hombre de Trump romperá una regla histórica no escrita del BID, que establece que la presidencia debe ser ocupada por un latinoamericano, ya que el timón de los otros organismos internacionales de crédito (FMI y Banco Mundial) se reparten entre Estados Unidos y Europa.

La movida de Trump de impulsar a un estadounidense, alguien que además tiene duras posiciones sobre Venezuela, Cuba y Nicaragua, suscitó una ola de rechazos entre ex presidentes, diplomáticos, expertos e intelectuales de toda la región. Pero Claver Carone consiguió enseguida el apoyo de 21 países, entre ellos Brasil, Colombia, Paraguay. Mientras tanto, el principal apoyo para el argentino era México: se había acordado que Buenos Aires avalaría a un mexicano en la Organización Mundial de Comercio a cambio del respaldo de Andrés Manuel López Obrador a Béliz en el BID.

Como el estadounidense avanzaba sin pausa hacia la presidencia, la Argentina, junto con México, Costa Rica, Chile y la Unión Europea, intentaron postergar las elecciones argumentando las dificultades de la pandemia, pero en realidad buscaban esperar los comicios estadounidenses del 3 de noviembre donde se define si Trump se queda o no otros cuatro años en la Casa Blanca. Apostaban a que un posible triunfo del demócrata Joe Biden debilitara las chances de Claver Carone en el BID.

La única manera de poder aplazar la votación era sumar un 25% de apoyos y no dar quórum en la Asamblea. Pero allí México no se sumó. A pesar de que el gobierno progresista de AMLO tiene gran sintonía con el de Fernández, el mexicano prefirió no complicar la cordial relación que hoy goza con Trump, donde hay mucho más en juego. Otra fuente que sigue con atención el tema graficó con ironía a Clarín la actitud mexicana: “México acompañó a la Argentina hasta la puerta del cementerio, pero se negó a entrar”.

Si bien la maniobra del Gobierno de bajar a Béliz y abstenerse en la votación está destinada a aflojar tensiones y evitar represalias, algunos piensan que esto puede no resultar tan sencillo. “Es indudable que Argentina corre un riesgo”, dijo a Clarín Benjamin Gedan, director de Argentina Project del Wilson Center. “Si gana Claver Carone en el BID y Trump se queda en la Casa Blanca, es muy posible que el país termine castigado tanto en el BID como en el FMI, donde el Tesoro es muy influyente”.

El secretario interino del Departamento de Estado para la región, Michael Kozak, dijo la semana pasada que Estados Unidos no piensa en represalias por la votación en el BID. Pero Gedan señaló que “la administración Trump practica la diplomacia del chantaje. Para promover su agenda regional, Trump ha amenazado con aranceles, impuestos a remesas y hasta la suspensión de ayuda extranjera. Argentina es particularmente vulnerable si Estados Unidos decide vengarse. Es el beneficiario del préstamo más grande en la historia del FMI”, señaló.

Si bien había otros países que apoyaban la idea del bloqueo, “Argentina fue la cara de la oposición”, dijo Gedan. “Si bien Trump no ha buscado enfrentamientos con Alberto Fernández, el conflicto en el BID claramente no fortaleció la relación”.

Para Eugenio Díaz Bonilla, economista y ex director ejecutivo por nuestro país en el BID por casi 9 años, “Argentina estaba en su derecho si planteaba postergar las elecciones, existe en el convenio constitutivo la posibilidad de no dar quórum. No creo que sea motivo de ninguna represalia para las nuevas autoridades del BID”, dijo a Clarín.

“Para mí, el problema principal no es la candidatura de Claver Carone sino que pone al BID dentro de la disputa de partidos en Estados Unidos, cuando lo que siempre se trató que el Banco no fuera parte de eso. Esto debilita enormemente la institución. Si el objetivo de EE.UU. es frenar a China, están debilitando al instrumento que debería ayudar al desarrollo de la región”. Y se lamenta: “En toda esta comedia trágica alrededor del BID los primeros culpables somos todos nosotros en la región: en medio de una crisis no nos pudimos poner de acuerdo”.

Para ganar este sábado, Claver Carone tiene que cumplir dos requisitos: debe recibir la mayoría del poder total de voto de los países miembros (el poder de voto de los países varía de acuerdo con la cantidad de acciones de cada nación) y, segundo, debe tener el apoyo de por lo menos 15 de los 28 miembros de la región. La Argentina buscará sumar la mayor cantidad posible de países que se abstengan para dejar sentada la resistencia al estadounidense, que ya tiene los votos asegurados. Pero “la idea es bajar tensiones”, dicen.

El mandato del nuevo presidente comenzará el 1 de octubre y es por 5 años, con posibilidad de reelección. Claver Carone ya ha adelantado que se postulará para un solo período.

Contáctese con la Producción de Catamarca Play 383 4 351218

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También le puede interesar